Inicio » 2012 » julio

Una de las mayores virtudes que puede adornar a un ser humano es reconocer sus limitaciones y debilidades. En ese sentido, hoy hago el ejercicio de asumir mi cuota con responsabilidad y confesar que soy totalmente inexperta en lo concerniente al tema deportes. Así que desde el viernes pasado hasta el próximo 12 de agosto, como la gran mayoría de los mortales hago mi tarea para manejar con habilidad el tema “in”: Los Juegos Olímpicos Londres 2012.

Entre usted y yo, como escribía en mi columna anterior, eso de las hadas madrinas y las varitas mágicas ya no sucede con la frecuencia como creíamos se resolvían las cosas en nuestra niñez, con nuestra escaza percepción de la realidad propia de la edad temprana. Recientemente leí que estamos viviendo el verano más largo desde hace algunos siglos; los expertos en medir el tiempo han avisado, además, que esta será una temporada de 93 excesivamente calurosos días.

Llegó el verano y aunque bien podría interpretarse que hablo sobre la temporada del año más calurosa, en realidad no es a esto a lo que me refiero, mis palabras son una alusión directa a las vacaciones escolares… los chicos están oficialmente en casa!!