Inicio » Gente » Disfrutemos como niños con nuestros “pequeños adultos”

Entre usted y yo, como escribía en mi columna anterior, eso de las hadas madrinas y las varitas mágicas ya no sucede con la frecuencia como creíamos se resolvían las cosas en nuestra niñez, con nuestra escaza percepción de la realidad propia de la edad temprana. Recientemente leí que estamos viviendo el verano más largo desde hace algunos siglos; los expertos en medir el tiempo han avisado, además, que esta será una temporada de 93 excesivamente calurosos días.

Así que hay que mantener la calma, procurar la frescura y tocar lo menos posible el botoncito del estrés.

Durante estas vacaciones escolares, lo sensato es que los padres asuman su rol a plenitud y que, como tutores responsables, se encarguen de mantener a sus hijos en constante ocupación y, por supuesto, monitoreo; no se trata de dejarlos solos entretenidos jugando con la consola y el televisor… se trata de acercarse a ellos todo lo que podamos. Saber lo que desean y cómo piensan, eso te hace literalmente padre. Cuando tienes conocimiento de causa estás en control, así que a velar porque nada se nos escape respecto a los chicos.

Aprovechemos este tiempo de vacaciones con los hijos en la casa para integrarlos a nuestra rutina y que conozcan el esfuerzo que hacemos los padres para ofrecerles lo mejor; y de nuestro compromiso a largo plazo por garantizar que su bienestar se mantenga en todos los sentidos.

Durante estos días de vacaciones, organicemos los horarios en casa para coincidir y almorzar o cenar con nuestros hijos, crear en ellos un hábito de respeto por el tiempo que debemos dedicar a la familia y que esos minutos sentados a la mesa nos sirvan para abrir aun más el canal de comunicación que, muchas veces, por culpa de la prisa diaria, se va deteriorando o, sencillamente, deja de existir. Es tan importante como sabroso enterarnos de lo que hacen y lo que les gusta a nuestros muchachos a través de ellos mismos, en lugar de que sean terceros los mensajeros, esos que, sin pretender desacreditarlos, pero tienen la fama de nunca contar las cosas tal cual son.

Los padres y madres debemos estar conscientes de que no todo lo paga el dinero, pues quizás sea mucho más fácil mandar a nuestros hijos de campamento y probablemente sea lo que más disfruten los muchachos, aunque no necesariamente resulte la lección más productiva que les quede del verano.

Les exhorto a que estas semanas que restan de las vacaciones escolares seamos creativos al momento de invertir el tiempo padres/hijos, para que el mismo no sea perdido. Encontremos la manera de acortar la brecha generacional y sepamos encontrar el punto medio que nos permita divertirnos como niños junto a esos jovencitos que ya se creen adultos.

Para nuestros hijos, cualquier fracción de hora que los padres dedicamos a hacer alguna actividad que les llame la atención, es el mundo! No nos compliquemos rebuscando opciones para compartir, hasta hacer una diligencia de rutina que nos permita conversar durante el camino, pedir permiso en el trabajo para llevarlos a que nos acompañen un día en rango de “asistente” o planificar un viaje familiar…

cualquiera de estas opciones es valida como sugerencia siempre que el móvil sea interactuar y sacarle a ese tiempo la más provechosa experiencia, priorizando a los hijos y sus necesidades.

Los invito a que hagamos el ejercicio desde hoy. Procuremos ser padres de nuestros hijos.

Asumamos la crianza como un todo y ya veremos que buen resultado obtendremos. Hay momentos que al pasar jamás se recuperan; que las vivencias junto a nuestros hijos sean entretenidas, aleccionadoras y memorables.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>