Inicio » Gente » Los bazares están de moda

jewelry
Ya se siente la brisa… y la contentura propia de la Navidad. El dinero ha fluido con la timidez del que quiere y no quiere, pero, como hay regalos ineludibles, el codiciado metal ha tenido que ser desembolsado.

Precisamente en ese sentido, quizás buscando economizar lo posible y extender hacia el infinito el estrecho presupuesto destinado a las compras de temporada, hay un recurso novedoso que se ha convertido en una de las mayores y mejores tendencias durante esta época.

Definitivamente, comprar en los mercadillos y en uno que otro bazar ¡está de moda! Conversando sobre este tema, procurando ilustrarme al respecto como neófita confesa que soy en dicho mundo, pues admito que solo he asistido a un bazar, decidí preguntar a alguien con la experiencia y el conocimiento pleno que otorga el asistir a todos los mercadillos y haber recorrido con detenimiento cada mesa de bazar expuesta en Santo Domingo. A ella le pregunté: “¿Por qué a tanta gente le gustan los mercadillos?”.

Su respuesta inmediata fue mirarme directamente a los ojos, mientras sostenía con firmeza una bolsa plástica en sus manos, diciendo: “Porque es el único lugar donde puedo comprar todo esto ¡por solo mil pesos!”.

Acto seguido, comenzó a mostrarme cada accesorio que había comprado… hermosos la verdad; igualmente una blusa vintage y contrastantemente super de moda por su textura en velvet y color borgoña, artículos que, cabe destacar, son un “must” que todas deberíamos tener esta temporada de fin de año, pues protagonizan las vitrinas y revistas de moda en esta época.

Realmente quedé impactada por su respuesta sin titubeos, que sin abundantes palabras dejaba muy claro que, sin pensarlo dos veces, estaría apoyando las ventas en esta especie de tiendas ambulantes que durante una tarde cualquiera acampan en un lugar céntrico de la ciudad para dar acceso a cientos de clientas que, como Nicole Coiscou (todologiaonline.blogspot.com), así se llama la joven bloguera que consulté, están siempre a la espera de adquirir piezas de moda, confeccionadas con altos estándares de calidad y sin el muchas veces exagerado costo de los impuestos.

La moraleja de esta historia bien podría ser que en tiempos difíciles la unidad de la mayoría se convierte en fortaleza para beneficio de quien está sentado en el círculo de espera, como se dice en el argot del béisbol, y que en este caso está representada por la clase media que espera trabajar, pagar cuentas, hacer regalos navideños y poder ahorrar parte de sus ingresos por regalías como colchón para el aún incierto año 2013, pues lo que nos depararán los próximos doce meses.

Vivamos con moderación, arropémonos con nuestra sábana hasta donde nos alcance, apoyemos a las pequeñas y medianas empresas, comprando sus bellas, económicas y variadas mercancías… en fin, aprendamos a adaptarnos a los cambios y aceptemos que, en ocasiones, es favorable vivir con la corriente, aceptar las propuestas generacionales que traen consigo beneficios colectivos, es una de las mil maneras de hacer posible que todos tengamos una próspera y muy ¡feliz Navidad!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>