Inicio » Gente » La magia en Casa Grande

Recientemente estuve en uno de los lugares más hermosos con los que contamos en República Dominicana, el exclusivo resort Casa de Campo, todo un lujo en sus atenciones personalizadas para asegurar el confort absoluto de sus huéspedes.

La razón principal de mi visita a La Romana en esta ocasión era unirme a la gran celebración por los 22 años de existencia de la Fundacion Mision Internacional Rescate (MIR), que durante más de dos décadas ha garantizado la educación de muchos niños y jóvenes de dicha localidad de la zona Este del país.

Ya es tradición anual la noche de “Esplendor Mágico por la vida”, actividad en la que se reúnen los benefactores de las tres escuelas apadrinadas por Fundación Mir, junto a un selecto grupo de invitados que se suma a la causa aportando un extra de felicidad a los más de mil niños que ven cubiertas sus necesidades primarias con lo recaudado en este gran evento altruista.

En esta ocasión, además de los niños de la Fundación, quienes deleitaron a los presentes bailando un merengue de Juan Luis Guerra que bien podría definirse como una oda a la esperanza: Ojalá que llueva café; hubo espacio para la presentación del esperado desfile de modas con hermosos diseños de Badgley Mischka, quienes este año repetían consecutivamente su participación en esta actividad, al igual que la afamada firma de joyería y accesorios Tiffany & Co, que como es costumbre, donó alrededor de 150 cajitas azules adquiridas por los invitados a un costo de 300 dólares cada una; por supuesto que todas se vendieron de inmediato y el dinero quedó totalmente a dispocisión de Mir.

Definitivamente, aquella noche puede describirse como una reunión de amigos en “Casa Grande”, (así se denomina la villa donde se llevó a cabo el evento), propiedad de Raysa y Alfy Fanjul, quienes cedieron el área de jardín de su residencia veraniega para que Lyanne Azqueta y doña Lian Fanjul de Azqueta recibieran a los asistentes a esta gala.

De alguna manera, realizar esta cena y “fashion show” allí le imprime un toque de intimidad necesario a la actividad, pero además la devuelve un poco a su origen, cuando en 1988 Alfy Fanjul se alzó con la victoria del torneo de golf Sugar y al recibir su premio lo donó por completo a su hermana Lian, quien con ese dinero inició la labor de lo que hoy dia se reconoce internacionalmente como Fundación Mir. Es un hecho que la buena voluntad acompañada de determinación rinde sus buenos frutos .

¡Felicidades a la familia Fanjul, porque sin importar las circunstancias mantienen viva la magia de la solidaridad!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>