¡Comunicar es mi pasión!

Entre usted y yo, como escribía en mi columna anterior, eso de las hadas madrinas y las varitas mágicas ya no sucede con la frecuencia como creíamos se resolvían las cosas en nuestra niñez, con nuestra escaza percepción de la realidad propia de la edad temprana. Recientemente leí que estamos viviendo el verano más largo desde hace algunos siglos; los expertos en medir el tiempo han avisado, además, que esta será una temporada de 93 excesivamente calurosos días.

Llegó el verano y aunque bien podría interpretarse que hablo sobre la temporada del año más calurosa, en realidad no es a esto a lo que me refiero, mis palabras son una alusión directa a las vacaciones escolares… los chicos están oficialmente en casa!!

Desde que escuché decir que los críticos de cine italianos derramaban tinta sobre el papel haciendo pedazos la nueva película de Woody Allen, con la misma furia que Espartaco desbordó sobre Cayo Claudio Glaber mientras libraban la Primera Batalla del Monte Vesubio, decidí esperar a ver “To Rome with Love” para hacer mi propia evaluación […]

Cuando las noticias que recibimos son positivas, el cambio es evidente. Exhibimos una especie de camaleónico cambio de piel que nos hace rejuvenecer, sonreír… ¡resplandecer! En fin, creo que por lo altamente beneficioso y extremadamente económico que resulta ser portador de buenas noticias, todos deberíamos ejercitar la articulación del “sí” con mayor frecuencia.

Ya han pasado cuatro años desde el primer torneo “Dewar’s 12 Golf Invitational”. El escenario sigue siendo el mismo desde la primera vez, la hermosa y mundialmente prestigiosa Casa de Campo de La Romana, lo cual le imprime a esta justa deportiva y social un sello de exclusividad indeleble.

Tanta gente se obsesiona con la fama y la fortuna que a menudo pasan por alto lo realmente importante. La satisfacción personal que te da el tener éxito profesional o en el aspecto personal, es algo que muchas veces la mayor riqueza no puede comprar

Hoy le doy gracias a Dios por este nuevo día. Siento que mi entusiasmo al despertar es mayor que el de cualquier otro lunes de la semana o del mes que fuese. Ciertamente, esta efusividad por levantarme de mi cama a tomar la primera taza de café y llenar mi cuerpo de energía se debe […]

Luego de meditar sobre el tema que protagonizaría esta columna, entendí que más que hablar de moda, gastronomía, viajes o de gente interesante como suelo hacer cada lunes en este espacio, la mejor opción sería escribir sobre nosotros y el valor de nuestro voto consciente, a propósito del 20 de mayo.

Quienes han seguido las historias mágicas del mundo de Walt Disney, saben bien a qué me refiero cuando digo “Hakuna Matata”. Esta frase, en lenguaje swahili, de origen africano, se hizo mundialmente famosa en una de las películas más populares de la industria cinematográfica de Disney: El Rey León.

Junto a mi equipo de trabajo, buscaba el escenario natural perfecto donde realizar una sesión fotográfica. Después de algunos minutos de tensión, ensordecedor silencio y mentes muy ocupadas, la luz del ingenio brilló… la sugerencia fue aprobaba unánimemente, así que nos dirigimos hacia la Ciudad Colonial de Santo Domingo, mejor conocida popularmente como “la zona”.