Daniel Sarcos, un papacito consentido


“Si tuviera la oportunidad de pedirle a mi papá cambiar algo, le diría que su horario de trabajo… pero ¡no puede!. Me gustaría que compartiera más conmigo, al igual que con Carlota, que compartiera más con todos. En los momentos más difíciles, él no está… tengo que esperar a que baje de un avión o termine alguna otra cosa… pero es trabajo, y el trabajo es el trabajo”. Continúa leyendo Daniel Sarcos, un papacito consentido