Inicio » Historias etiquetadas con "Oscar de la Renta"

Cuando las noticias que recibimos son positivas, el cambio es evidente. Exhibimos una especie de camaleónico cambio de piel que nos hace rejuvenecer, sonreír… ¡resplandecer! En fin, creo que por lo altamente beneficioso y extremadamente económico que resulta ser portador de buenas noticias, todos deberíamos ejercitar la articulación del “sí” con mayor frecuencia.